¿Qué barreras debemos traspasar al internacionalizar nuestra empresa?

Internacionalizar tu empresa es probablemente la solución a tus problemas si en el mercado nacional ya no encuentras los beneficios que aspiras a conseguir. Lo primero en lo que deberías pensar si has decidido a embarcarte hacia el comercio exterior es a dónde trasladar tu empresa. Y esta decisión en gran medida depende de qué barreras deberemos traspasar si optamos por un destino para nuestra actividad, u otro.

A continuación, comentaremos algunas de las barreras al comercio internacional de productos y servicios que más comúnmente frenan o ralentizan la internacionalización de una empresa.

 

  1. Imposición de tasas e impuestos diferenciales: si el país al que vamos a expandirnos no sólo no ofrece ventajas fiscales a las empresas extranjeras que acudan a su país en busca de beneficios, sino que impone tasas e impuestos diferenciales a quienes trasladen allí su actividad desde fuera, significa que no les gustan demasiado las visitas. Optar por un país que, por el contrario, sí valore a las empresas extranjeras es una mejor opción.
  2. Controles de acceso al mercado: aunque no lo creas, acceder a un mercado requiere de una gran carga burocrática en algunos países, mientras que en otros no es necesario más que hacer unos pocos trámites. Preferiremos los segundos por encima de los primeros, ya que en algunos casos la diferencia en el tiempo que se tarda en poner todo en regla puede ser de más de un mes de retraso, o incluso más.
  3. Restricciones de acceso a tecnologías de comunicación: no todos los países ven con buenos ojos algunos nuevos avances tecnológicos. Por ello, si acudimos a un país en el que nuestra actividad puede verse afectada debido a la prohibición de utilizar un determinado software o herramientas, puede que tengamos un problema.
  4. Preferencias a la contratación local: si nuestra empresa pertenece al tercer sector, pero existe una marcada preferencia a la contratación local en nuestro país destino, no será buena idea internacionalizarse allí.
  5. Problemas a la hora de acceder a financiación local: cualquier empresa requiere de financiación en un momento u otro de su actividad. Si en el momento en el que la necesitamos vamos a pasar serias dificultades en conseguirla, por cualquier razón, probablemente sea mejor idea buscar otro destino al cual internacionalizar nuestra empresa.
  6. Políticas de preferencia local: si existen subvenciones o subsidios a las empresas y negocios locales en el país hacia el que queremos mover nuestra actividad, pero por el contrario no hay ninguno para empresas extranjeras que acudan allí por motivos de internacionalización, competir con las empresas locales será más difícil.

 

Éstos son sólo algunos de los ejemplos que más comúnmente suelen actuar como barreras a la internacionalización de empresas. Pero no te preocupes, en Humanity Internacional somos especialistas en detectar la mejor opción para internacionalizar tu empresa, y superar las barreras que existan en el país escogido por nuestros expertos para expandir tu negocio hacia nuevos mercados. ¿Quieres más información? Contacta con nosotros.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *